ENERO 2012

ENERO 2012
escarchados

Tuesday, January 7, 2014

y el 2013?

No sé, a dónde se fue el 2013 pero se me pasó en un abrir y cerrar de ojos, asumo que estuve tan entretenida en mis nuevas aventuras que no le dediqué el tiempo necesario a escribir. Espero ponerme al día, no voy a escribir de las cosas que pasaron el año pasado porque si no, no me va a dar tiempo de escribir lo que me pasa en la actualidad, y realmente prefiero vivir pensando hacia adelante.
Después de cuatro años de vivir en los EEUU definitivamente hay cosas que aprecio mucho de la sociedad aquí, y como es normal, también hay otras que no.
Definitivamente la calidad de gente que encuentras va a variar en todas partes del mundo. En todas partes del mundo hay gente buena, gente mala, gente que te ayuda, o que te ignora, gente que te hace sentir bien y a los que no le importas para nada, eso no es una cuestión de países ni de culturas, simplemente  viene con el hecho de ser humanos y su diversidad.
Como es un nuevo año hoy hablare de ciertas virtudes que aprecio de la sociedad en el pueblo en donde vivo.
-          Sentido de comunidad; lo puedes sentir, desde que sales de tu casa en la mañana y la gente que no conoces te saluda en la calle o te sonríe, simplemente porque se cruzaron contigo en la calle. Si es que está nevando fuerte y en la calle hay una persona con una sopladora de nieve (aparato que se parece a una cortadora de pasto que sirve para limpiar las veredas de nieve),  simplemente sigue limpiando las veredas de los vecinos, sin pedir nada a cambio.  Otra forma de ver este sentido de comunidad, es que todos escuchan atentos cuando hablas de otras culturas, casi siempre apreciando otras formas de hacer las cosas y sobretodo en alzando costumbres ajenas, para hacerte sentir en casa, nadie te dice: “ah pero si no es de aquí no es el verdadero”. Cuando vas al banco, a la tienda, o a cualquier restaurant, te saludan por tu nombre y saben quién eres.
-          Orden y Limpieza; no solo porque está penado por ley, pero el hecho de tirar basura en la calle es algo que no sucede en la mayoría de casos. No ves gente que manejando tiren su “basurita” por la ventana del carro. En líneas generales - y se bien que no se debe generalizar en nada-, pero cuando caminas por las calles no se ve basura de nadie, ni acumulada en una esquinita, ni tirada en el piso. Simplemente la ciudad/pueblo es limpio, ordenado y señalizado, si te pierdes y te da vergüenza preguntar a alguien, solo basta mirar las señales y te ubicas fácilmente.
-          Seguridad; este tema para mi es el más importante de todos, la seguridad que sientes cuando caminas en las calles es lo máximo. Si bien hay personas malas y delincuentes en todas partes del mundo, cuando uno camina por las calles de Eburg, no tienes que estar mirando sobre el hombro a ver si hay algún “marca” que te este observando, o no tienes que estar cuidando de usar tu ipod, o mp3 en la calle. Lo más probable es que nadie te lo va a arranchar. Una puede usar el anillo de compromiso y bodas casi todo el tiempo (yo no lo uso en mis clases de baile porque sudo mucho y temo perderlos), pero no tengo miedo a que alguien me pare en la esquina y me diga “dame tus cosas o te clavo”. Yo sé que mucha gente puede pensar que soy una exagerada, pero no es así, lo que pasa es que luego de vivir sin ese “modo antichoro” en la mente por un par de años, uno aprecia esa tranquilidad. Una vez  me pasó que salí de la tienda y no vi mi carro, obviamente mi primer pensamiento fue “pucha me lo robaron”, cuando lo que había pasado es que lo había estacionado en un lugar totalmente diferente al acostumbrado. Pero esa mentalidad del “me lo robaron” esta siempre en mi subconsciente, sin embargo en alguien que ha vivido en un pueblo como este, no. Yo creo que nos acostumbramos a vivir la violencia de tal manera que ya es parte de la vida diaria, como el no tomar taxis de la calle, o tener cuidado que transporte público utilizas, etc. Es agradable no vivir con el concepto de “estar a la defensiva” en las calles.
-          Tráfico; se que este tema se limita mi pueblo al 100% porque cada vez que vamos a ciudades más grandes la cosa es diferente, pero les digo, manejar en donde las reglas de transito son respetadas es un alivio increíble. Claro, cuando recién me mude para aquí manejar era una actividad que me causaba stress, y era porque tenía que pensar todo el tiempo en todas las reglas para no causar ningún posible accidente, o amargarle el día a alguien, ahora felizmente ya acostumbrada al tema puedo “meterle el carro” al mas “vivo” de los taxitas en Lima, y manejar de forma civilizada aquí. Lo más gracioso es que mi esposito querido, cada vez que regreso de Lima me dice “ponte en Eburg mode”. Es cierto, mi mente definitivamente se pone en un modo mucho más relajado.
Y de la misma forma que le digo a la gente de estos lares cuando les hablo de las maravillas de mi tierra natal, yo sé que no es el Edén, ni el Paraíso en la Tierra, pero es “mío y me encanta”, así mismo ahora digo sobre Eburg, lo siento mío y me encanta, verle  el lado positivo al lugar donde vives, definitivamente te permite vivir en paz y armonía. Espero que empiecen el año lleno de energías positivas.

No comments:

Post a Comment